Richmond

Dirección: Florida 468 – San Nicolás

Todos le llaman La Richmond y es un clásico de la calle Florida. Un lugar que conserva el glamour de los años 40 donde puede disfrutarse de un café, optar entre la extensa variedad de sandwiches o la tradicional mesa de té con masas por la tarde.
Un lugar con mucha historia, musas y tradición. En la década del ´20 se convirtió en la sede de las reuniones del “grupo Florida”, una elite de jóvenes escritores que publicaban la revista Martín Fierro, formado entre otros por Jorge Luis Borges, Baldomero Fernández Moreno, Eduardo Mallea y Leopoldo Marechal, entre otros.
Las paredes guardan ecos de esos debates intelectuales y creativos que tuvieron a “La Richmond” como el escenario elegido.

  border=
  border=

Queen Bess

Dirección: Av Santa Fe 868 – Retiro

Se trata de un bar y salón inglés de té que mantiene su estilo británico, y su ambientación de los años ´50, en plena zona de Retiro. Es un clásico a la hora del té con su amplia variedad de infusiones y de tortas deliciosas. Al mediodía se ofrece una carta de minutas rápidas, sandwiches y ensaladas.

Florida Garden

Dirección: Florida 899 – Retiro

Un lugar tradicional de la calle Florida, que forma parte del circuito de “Bares Notables” de la ciudad por su historia y trayectoria. Como dice su lema: “La identidad de una esquina”.
En su interior posee seis columnas envueltas en cobre, que provocan un juego visual con el muro revestido de mármol travertino con ornamentaciones de cobre, dando un marco imponente a la gran escalera ubicada en el centro del local, cuyos escalones están cubiertos por láminas de cobre.
Los espacios en las barras son muy demandados, ya sea la tradicional de vidrio de la cafetería, como así la de madera y mármol.
Al mediodía se ofrece un menú ejecutivo de cocina internacional, consumido especialmente por sus habitués, que son los empleados que trabajan en la zona.
Se recomienda el servicio de té por la tarde con sus tortas caseras, y muy especialmente la especialidad de la torta brownie de chocolate.

  border=

Las Violetas

Dirección: Av. Rivadavia 3899 – Almagro

Uno de esos reductos porteños afortunadamente rescatados del olvido, con una belleza arquitectónica que testimonia el lujo de una Buenos Aires de 1884 (cuando fue inaugurada) en la conservación de su detalles originales: sus apliques de bronce, los cristales tallados a mano, sus impactantes vitraux, el conjunto de sillas y mesas compradas en París y sus viejos objetos de culto perfectamente conservados. Reinauguró con su servicio de confitería donde puede adquirirse una gran oferta de manjares dulces que van desde tortas, masas, facturas y los imperdibles sandwiches de miga. En sus mesas puede disfrutarse de una atractiva variedad de cafés y capuccinos a toda hora del día, y durante el almuerzo optar por algo frugal. Pero es la hora del té, donde alcanza su apogeo gracias a la tentadora oferta de exquisitas posibilidades para compartir con amigos esa “hora inglesa” de la tarde. Es cuando se ve superada su capacidad, y generalmente hay que esperar mesa de acuerdo al turno de llegada, especialmente los fines de semana.

  border=
  border=
  border=
  border=

London City

Dirección: Av. de Mayo 599 – Monserrat

Una confitería ubicada en un lugar estratégico de la ciudad, muy concurrido durante los días de semana en el horario de oficina. Se puede elegir entre las opciones de menú ejecutivo para almorzar o bien disfrutar de la variedad de alternativas para desayunos y meriendas. Lo más tradicional es parar en medio de la jornada para tomarse un café.
Es uno de esos bares porteños con historias por contar y con lugar propio en la literatura argentina, ya que es uno de los sitios donde transcurre la novela Los Premios de Julio Cortázar.
Aunque guarda algunos detalles de su pasado, se trata de un local modernizado aunque los espejos en sus columnas, sus maderas y sus pinturas, recuerdan un pasado de la influencia de estilo y costumbres inglesas.

  border=
  border=

Confitería del Hotel Castelar

Dirección: Av. de Mayo 1048 – Monserrat

Una de las clásicas confiterías de la ciudad que pertenece al Hotel Castelar. Fue el lugar elegido por las grandes personalidades de la época en las primeras décadas del siglo XX: allí se juntaban políticos, artistas e intelectuales para escribir casi sin pretenderlo, gran parte de nuestra historia. Un nutrido anecdotario habla de encuentros y desencuentros, de inspiraciones y hechos trascendentales para nuestra vida cultural y política que se fueron hilvanando en una serie de veladas interminables.
Aún conserva en su decoración esos detalles de estilo que hablan del charme de una época de abundancia y de gloria.

  border=

Confitería Ideal

Dirección: Suipacha 384 – San Nicolás

Abrió sus puertas en el año 1912 y desde entonces mantiene el brillo de sus óvalos de bronce, con la representación heráldica del lirio en su fachada, y sus impactantes farolas que enmarcan su puerta de lado a lado.
En la planta baja funciona la confitería donde se ofrece un excelente servicio de cafetería, opciones de té por la tarde y una variedad de dulces muy tentadora para los golosos. Este salón está recubierto por una boisserie original de roble de Eslabonia, y hace gala de un mobiliario Thonet auténtico.
Este estilo tan genuino y representativo de la Belle Epoque porteña, la convierte en el escenario ideal para reproducir el modo de vivir de ese entonces. Por ello ha sido elegida por los directores de cine Alan Parker para filmar una escena de la película Evita, y también por Carlos Saura para su película Tango.
En el primer piso, funciona todas las noches, y algunas veces por la tarde, una de las milongas más populares de la ciudad. Un clásico entre los clásicos.

Antiguo ascensor de la confitería
Antiguo ascensor de la confitería

Antiguo ascensor de la confitería
Barra de la confitería

Antiguo ascensor de la confitería
Exterior de la confitería

Antiguo ascensor de la confitería
Interior de la confitería

Antiguo ascensor de la confitería
Interior de la confitería

Antiguo ascensor de la confitería
Piano de cola de la confitería

Antiguo ascensor de la confitería
Puerta del lugar

Antiguo ascensor de la confitería
Salón con mesas y pistas de baile

Antiguo ascensor de la confitería
Salón con mesas y pistas de baile

Antiguo ascensor de la confitería
Típica escena de una confitería tanguera, las parejas en el centro de la pista.

El Gato Negro Bar Almacén

Dirección: Av. Corrientes 1669 – San Nicolás

Un lugar para el placer de los sentidos. Los aromas de las especias más exóticas inundan el lugar, tentando a disfrutar de la amplia variedad de té y café especiales con sabores únicos. Para hacer una parada entre la vorágine del día, o ese entretiempo antes del teatro. Es además el mejor almacén de la ciudad donde pueden adquirrse las especias más exclusivas de mundo entero.
En el primer piso suelen ofrecerse espectáculos unipersonales o shows musicales intimistas de jazz o de tango.

  border=
  border=