La Puerto Rico

Dirección: Alsina 420 – Monserrat

Tiene una histoira que comienza en 1887 y desde entonces fue frecuentado por una elite de filósofos y escritores.
El salón cuenta con mesas que llevan en sus tapas el nombre del café grabadas en estaño sobre los mosaicos de granito.
Su anfitrión es un muñeco negro con ropa cartacterísticas blanca y sombrero anaranjado que da la bienvenida desde la vidriera del local.

  border=
  border=
  border=

Café Margot

Dirección: Boedo 857 – Boedo

Este café fue incluido entre los notables a fines del año 2003, y es el sucesor de la mítica confitería “Trianón”, que funcionó en esta esquina entre la década del ’30 y la del ‘70. Actualmente, funciona una peña y galería de arte. En el piso superior se encuentran el Espacio teatral Boedo XXI y la Biblioteca Lubrano Zas, de la Junta de Estudios Históricos del Barrio de Boedo.
El edificio es uno de los más antiguos del barrio, y mantiene su estructura original. En 1903 comenzaba la construcción de una edificación de dos plantas, destinada a viviendas y locales. Pasó por muchas etapas y manos durante todos estos años, hasta que en 1993 se abrió finalmente esta recreación de “Trianón” bajo el nombre “Margot”.
Es famoso por sus sandwiches de pavita. Hay gente que atraviesa barrios enteros para probarlos. Cuenta la leyenda (y una placa en el bar) que fue allí donde se inventaron, en la década del ’40. También se puede comer muy buenas pastas, y otra especialidad: empanadas a la parrilla.

  border=
  border=
  border=
  border=
  border=
  border=
  border=
  border=
  border=

Café Nostalgia

Dirección: Soler 3599 – Palermo

En la esquina de Soler y Coronel Díaz, se encuentra este café-bar que ocupa la planta baja del edificio de siete pisos construido por el arquitecto R. Scarpelli y el ingeniero J. Scarpelli. En la vereda hay seis mesas de chapa con tres patas, pintadas de amarillo, y además, clásicos silloncitos de mimbre y caño verde acompañados por tres sombrillas. El frente tiene una puerta de dos hojas en el centro y ventanas a ambos lados. Dos ventanas más iluminan naturalmente el pequeño salón. Las cortinas de color natural, junto a las sillas y silloncitos tipo “Thonet”, las mesas cuadradas, y la barra, todas de madera, aportan calidez. El clima es cordial, el público muy variado y joven. Las paredes están cubiertas por imágenes, como el afiche “Bières de la Meuse”, de Alphonse Mucha; una foto del actor James Dean; viejas propagandas de Coca Cola; reproducciones de pinturas, “Los jugadores de cartas” de Paul Cézanne, entre otras más. También hay muros revestidos de madera, y empapelados a cuadritos con fondo azul. Junto a la columna cubierta por espejos se encuentra un barril lleno de maníes para servirse libremente. Por detrás del mostrador la pared tiene un espejo con estantes que alojan botellas. “Nostalgia” está abierto todos los días, menos los domingos, desde las ocho de la mañana hasta la hora que sea conveniente. Al medio día se puede comer desde sandwiches de jamón y queso hasta lomo a la ciruela, o unos buenos “crèpes”. Se trata de un negocio familiar que abrió en 1987.

Café – Café Retiro

Dirección: Terminal Ferrocarril Mitre s/n dentro de la estación – Retiro

Este bar de la Terminal Retiro, donde funcionaba el Ferrocarril Mitre, fue afortuadamente restaurado. Recuperó el esplendor en todos sus detalles que lo hacen un lugar tan cálido como exquisito. Vale la pena entrar a tomarse un cafecito y disfrutar de su entorno: su gran cúpula de vitraux, la boiserie y un mobiliario de gran calidad.
Se suelen realizar distintas actividades culturales como presentaciones en vivo de grupos de tango o de jazz y muestras de pinturas y grabados de distintos artistas plásticos. Posee además un taller de poesía y un especial espacio para la lectura.

Café Café en la Estación Terminal Retiro (ex Ferrocarril Mitre)
Café Café en la Estación Terminal Retiro (ex Ferrocarril Mitre)

Confitería Ideal

Dirección: Suipacha 384 – San Nicolás

Abrió sus puertas en el año 1912 y desde entonces mantiene el brillo de sus óvalos de bronce, con la representación heráldica del lirio en su fachada, y sus impactantes farolas que enmarcan su puerta de lado a lado.
En la planta baja funciona la confitería donde se ofrece un excelente servicio de cafetería, opciones de té por la tarde y una variedad de dulces muy tentadora para los golosos. Este salón está recubierto por una boisserie original de roble de Eslabonia, y hace gala de un mobiliario Thonet auténtico.
Este estilo tan genuino y representativo de la Belle Epoque porteña, la convierte en el escenario ideal para reproducir el modo de vivir de ese entonces. Por ello ha sido elegida por los directores de cine Alan Parker para filmar una escena de la película Evita, y también por Carlos Saura para su película Tango.
En el primer piso, funciona todas las noches, y algunas veces por la tarde, una de las milongas más populares de la ciudad. Un clásico entre los clásicos.

Antiguo ascensor de la confitería
Antiguo ascensor de la confitería

Antiguo ascensor de la confitería
Barra de la confitería

Antiguo ascensor de la confitería
Exterior de la confitería

Antiguo ascensor de la confitería
Interior de la confitería

Antiguo ascensor de la confitería
Interior de la confitería

Antiguo ascensor de la confitería
Piano de cola de la confitería

Antiguo ascensor de la confitería
Puerta del lugar

Antiguo ascensor de la confitería
Salón con mesas y pistas de baile

Antiguo ascensor de la confitería
Salón con mesas y pistas de baile

Antiguo ascensor de la confitería
Típica escena de una confitería tanguera, las parejas en el centro de la pista.

Bar Oviedo

Dirección: Av Lisandro de la Torre 2407 – Mataderos

A pocos pasos del mercado de hacienda de Mataderos y de la Feria de Tradiciones y Artesanías Populares Argentinas, este bar histórico abre sus puertas toda la semana, pero el día de más concurrencia es el domingo, cuando se acercan los visitantes de la feria. El resto de los días lo pueblan parroquianos del lugar, muchos de ellos con las típicas alpargatas corraleras de uso en los mataderos. En el frente del local, pintado de azul y amarillo, se lee la fecha de su construcción: 1900. En la vereda conserva parte de un palenque y en el interior se mezclan las mesas de madera y metal junto con un billar. La especialidad: sandwiches en general, empanadas caseras y algo de parrilla como para un almuerzo rápido.

Británico

Dirección: Brasil 399 – San Telmo

Nació en 1930 bajo otro nombre, pero luego fue el lugar de reunión elegido por los combatientes ingleses residentes en Buenos Aires. Por esta historia, fue bautizado Británico.
Está ubicado frente al Parque Lezama, y se trata de un lugar austero donde se destacan elementos de colección como la antigua vitrina que guarda viejas botellas de bebidas incunables como el Aperitivo Lucera, tan en boga en otros tiempos.
Cuentan que fue aquí donde el escritor Ernesto Sábato escribió gran cantidad de páginas de su libro “Sobre héroes y tumbas”
Tiene un público muy joven durante el día, estudiantes de cine en general (por la cercanía con una Universidad privada de Cine) y por la noche el lugar es elegido por los taxistas que se juntan a jugar a las cartas y al dominó.

Servicio de mesa del británico.
Servicio de mesa del británico.

Servicio de mesa del británico.
Despensa del británico

Servicio de mesa del británico.
Interior del bar

Servicio de mesa del británico.
Interior del bar, antes de abrir.

Servicio de mesa del británico.
Ventanal del bar

Bar 36 Billares

Dirección: Av de Mayo 1265 / 71 – Monserrat

Uno de los bares notables de la ciudad que debe su nombre a esa costumbre porteña de jugar al billar. Cuenta con muchas salas en la planta baja semiocultas detrás del bar a través de una mampara de madera que separa el sector de las mesas de billar. Fue inaugurado en 1894 y en su interior se caracateriza por las típica mesas de antiguo café porteño, el pisos granítico rojo y una boiserie decorada con imporantes racimos de uvas. La entrada al subsuelo indica en su cartel 3 bandas, libre, cuadro, casí, sooker el paso al otro sector de mesas de billar. Y podemos decir que todo el lugar está organizado a fin de resgardar la privacidad de los jugadores a través de sectores claramente dividios entre bar y el lugar de juego.
Allí, entre en ruido de las bolas chocando entres sí, el aroma humeante del café, y el misterio, podemos encontrar un sinfín de personajes que constituyen la historia viva de Buenos Aires.
Fue inaugurado en 1894, y guarda sus características originales de un frente de granito rojo con tres faroles que iluminan su entrada.
Algunas noches suelen presentarse distintos músicos populares especialmente del tango.
En cuanto al consumo, es típico el café por la mañana, y por las tardes y las noches especialmente en la época de verano, se recomiendan las picadas acompañadas de una buena cerveza.

  border=
  border=
  border=
  border=

  border=
Los 36 Billares

  border=