Boedo Antiguo

Dirección: José Mármol 1692 – Boedo

La buena comida y la música en vivo son el plato fuerte de este restaurante de Boedo. En un rincón de la ciudad que se sale de los acostumbrados circuitos gastronómicos, Boedo Antiguo logra interpretar y transmitir con fidelidad la esencia del barrio. Cada detalle de decoración es minuciosamente analizado e implementado teniendo en cuenta la armonía del conjunto. Cortinas de esterilla, cielorraso estrellado, fotografías familiares, dibujos de exponentes de la cultura popular argentina, cortinas blancas, paredes de ladrillos a la vista y vajilla casera son algunos de estos componentes que dan marco a un clima hogareño y muy acogedor. La cena es amenizada por placenteros repertorios musicales de diversos géneros (tango, bolero, jazz, blues, bossa nova, folclore, música popular), pero sostenidos en un volumen tal que no perturba las conversaciones en las mesas. Todos los viernes y sábados la velada se engalana con prestigiosos espectáculos musicales en vivo. El lugar también está pensado como un espacio consagrado al arte a través de la exhibición de obras de diferentes artistas.

La fachada del restaurante, una invitación al placer.
La fachada del restaurante, una invitación al placer.

La fachada del restaurante, una invitación al placer.
La fachada del restaurante, una invitación al placer.
Otro rincón del patio.

La fachada del restaurante, una invitación al placer.
Un patio como los de antes, con fuente incluida.

Café San Juan

Dirección: Av. San Juan 450 – San Telmo

Leandro Cristóbal es el jefe de la cocina, que nos ofrece un típico repertorio de la cocina porteña casera, sumado a algunas propuestas de fusión. El lugar es sencillo, para 40 personas, en un ambiente cálido y familiar, con el tradicional barullo de las cantinas de barrio. Las mesas son chiquitas y no hay gran separación entre ellas. Debido a la gran concurrencia, conviene hacer una reserva para el fin de semana o llegar bien temprano. La carta es cambiante, pero suelen mantenerse platos como el salmón rosado y los mejillones. Las cazuelas y tortillas son muy recomendables. Los precios son bastante accesibles. También Café San Juan es, como su nombre lo indica, un café, que ofrece importantes desayunos y meriendas.

Bar Guevar

Dirección: Jorge Newbery 3902 – Chacarita

Un espacio único con vista arbolada, comida casera, ambiente agradable, cordial atención y aire acondicionado para encontrar un rato de tranquilidad durante el día.
Abierto de lunes a viernes de 9 a 19 y los sábados de 9 a 16.

Vicente

Dirección: Pedro I. Rivera 3801 (y Naón) – Coghlan

Es un típico restaurante de barrio ubicado en una esquina muy pintoresca a una cuadra de la Estación Coghlan (la misma que inspiró el genial cuento de Mempo Giardinelli del mismo nombre y muchos otros cuya trama transcurre en ese barrio del cual el escritor chaqueño es amante). La afectuosa atención de los mozos y la calidad de las pastas y carnes le harán pasar un buen momento.

El Obrero

Dirección: Agustín R. Caffarena 64 – La Boca

Este restaurante esta ubicado en el barrio de la Boca, y es un testimonio perfecto del fanatismo por el fútbol que reina en este barrio, así como de la sencillez de la gente del lugar, y la calidez que se brinda a los comensales.
Para empezar, los dueños, dos hermanos españoles, se pasean por el lugar vestidos de mozos y poniéndose a disposición del cliente. Las paredes están cubiertas de “tesoros” del deporte más popular.
En cuanto a la cocina, presenta una mezcla de la típica española, como el pulpo y otros mariscos, italiana, como pastas caseras deliciosas, y porteña, en que el asado se destaca sobre todo lo demás; también se puede disfrutar un locro.
Se ofrecen distintos tamaños de porciones, lo que invita a ir con chicos sabiendo que no se desperdiciará comida.
“El Obrero” ha sido escenario de varias películas, y recibe a grandes personajes, tanto nacionales como internacionales.
Está entre las pocas recomendaciones en La Boca, por lo que es necesario reservar o asistir con tiempo; de lo contrario se corre el riesgo de no conseguir mesa.

  border=
  border=

Enfundá la mandolina

Dirección: Salguero 1440 – Palermo

La conjunción de ideas de tres amigos en sus treinta llevó a que esta casona que fue levemente remodelada, con paredes turquesas, naranjas y amarillas lograra un éxito que los enorgullece.
No dejan de conservar elementos y símbolos de antes, como el tango (ahora en formato mp3), los vinilos, etc. A la vez, la originalidad en la presentación de cada plato es única e irrepetible, y no da siquiera la posibilidad de una exclamación de asombro, porque resulta directamente enmudecedora. Los platos son en sí mismos ejemplares de lo local tradicional; sin embargo la novedad la constituye el frasco en que viene el guiso, la caramelera que contiene las lentejas, o las salsas indescifrables que acompañan la comida.
Es un lugar cálido y amplio, donde la atención es un agregado fundamental para hacer que las visitas sientan que quieren volver.
Abre de lunes a sábados por la noche, y sábados y domingos al mediodía.

Interior del local
Interior del local

El Querandí Restaurante

Dirección: Perú. 302 – Monserrat

Creado en 1920, pertenece al casco histórico de la ciudad y es uno de los espacios más glamorosos del tango. Durante el día funciona como un restaurante, con menú ejecutivo promocional o a la carta, y por la noche, como una cena show de tango de excelente nivel.

  border=
  border=
  border=

Miramar

Dirección: Sarandí 1190 – San Cristóbal

Es un viejo almacén que funciona como bar, como restaurante, y como café concert. En un ambiente bien tanguero, mantiene sus paredes descascaradas, su carta escrita a mano sobre un cartón, y una decoración que persiste a través del tiempo con el encanto que tiene lo genuino. La cocina es excelente y se puede comer como entonces platos clásicos de nuestra cocina, muy bien preparados y con porciones muy abundantes. Imperdibles caracoles, el guiso de mondongo y de lentejas, las gambas al ajillo, entre otros. Siempre en el fondo hay un tango sonando, y los fines de semana se puede disfrutar de algún show en vivo con un bandoneonista o un músico de lo mejor de nuestro tango. Las bebidas y los tragos son para recomendar, especialmente el campari. Es un lugar con personalidad propia, que no se parece a ninguno.

La Viña del Abasto

Dirección: San Luis 3007 – Balvanera Once

Un lugar típicamente porteño y popular en el corazón del barrio del Abasto. Un “bolichón” como los de antes, donde los ventiladores gigantes marcan un estilo en la despreocupación de su decoración. La especialidad: las picadas, las minutas y las distintas opciones de preparaciones de pollo bien porteñas: al ajillo, a la provenzal, y a la portuguesa, entre otras. Entre los postres, los clásicos y caseros flanes, budín de pan y “queso y dulce”.

La Copa de Oro de Carlitos

Dirección: Olleros 1667 – Palermo

Es un típico bodegón cálido y bullicioso de la zona de Las Cañitas, en Palermo. Nació como café hace casi un siglo y solía ser centro de reunión de carreristas y empleados del Hipódromo Argentino. La entrada clásica de la casa es “La Cimbotta”. El restaurante ofrece todo tipo de platos porteños y españoles. Un rasgo especial del lugar es que todos los días ofrece pamplonas y cochinillo. La atención está a cargo de mozos experimentados que conocen todo lo que necesita el cliente. Los precios son accesibles.