Capisci

Dirección: Vuelta de Obligado 2072 – Belgrano

Capisci es un restaurante amplio con una ubicación de privilegio: se encuentra en la Recova de Belgrano al costado de la Catedral, frente a la plaza que se convierte en feria los fines de semana. El antiguo edificio de ladrillos restaurado genera un ambiente único, en especial en la zona de la recova, con el piso de adoquines. La comida es variada. Hay desde pizzas hasta platos elaborados en base a pastas, carnes y pescados.

Parrillón de Juan Lacaze

Dirección: Salta 490 – Monserrat

Ubicado en la esquina de Salta y Venezuela, donde antaño residía la Vinería de Monserrat, el Parrillón de Juan Lacaze se viste de bodegón. Con el antiguo mobiliario reciclado, lámparas colgantes de metal, barriles decorativos y botellones coloridos, el ambiente tiene aire más histórico que rústico. Si bien la especialidad del lugar es la parrilla, la Chef a cargo, Blanca Corrales, hace un excelente trabajo y tanto las pastas caseras como las pamplonas y los chotos son muy sabrosos.

Dale perejil al toro

Dirección: Estado de Israel 4483 – Villa Crespo

Una parrillita porteña no tradicional. Ambiente cálido con mucha luz natural, colores y un patio con enredadera, apto para fumar. A la parrilla clásica argentina se la combina con la presentación de cortes y achuras de carnes silvestres –yacaré, ciervo, jabalí, criadilla y riñones de cordero, todos a la parrilla-. El menú tiene además muy buenas entradas, pastas caseras, guarniciones clásicas y no tanto, parrilladas de vegetales, platos de cocina porteña y postres caseros. La carta de vinos es amplia y variada.

  border=
  border=

Boedo Antiguo

Dirección: José Mármol 1692 – Boedo

La buena comida y la música en vivo son el plato fuerte de este restaurante de Boedo. En un rincón de la ciudad que se sale de los acostumbrados circuitos gastronómicos, Boedo Antiguo logra interpretar y transmitir con fidelidad la esencia del barrio. Cada detalle de decoración es minuciosamente analizado e implementado teniendo en cuenta la armonía del conjunto. Cortinas de esterilla, cielorraso estrellado, fotografías familiares, dibujos de exponentes de la cultura popular argentina, cortinas blancas, paredes de ladrillos a la vista y vajilla casera son algunos de estos componentes que dan marco a un clima hogareño y muy acogedor. La cena es amenizada por placenteros repertorios musicales de diversos géneros (tango, bolero, jazz, blues, bossa nova, folclore, música popular), pero sostenidos en un volumen tal que no perturba las conversaciones en las mesas. Todos los viernes y sábados la velada se engalana con prestigiosos espectáculos musicales en vivo. El lugar también está pensado como un espacio consagrado al arte a través de la exhibición de obras de diferentes artistas.

La fachada del restaurante, una invitación al placer.
La fachada del restaurante, una invitación al placer.

La fachada del restaurante, una invitación al placer.
La fachada del restaurante, una invitación al placer.
Otro rincón del patio.

La fachada del restaurante, una invitación al placer.
Un patio como los de antes, con fuente incluida.

Salgado Alimentos

Dirección: Juan Ramírez de Velasco 401 – Villa Crespo

Ex Fábrica de pastas de Villa Crespo convertida en un sencillo pero muy respetable restaurante. Como muchas propiedades antiguas de la zona, fue adaptada en clave Palermo Viejo, extendiendo la mística bohemia de su vecino barrio. El lugar es simpático, con la calidez barrial, aunque con pocas mesas, debido a su uso original. Las pastas deben ser de las mejores que se pueden encontrar en Buenos Aires, y a precios muy económicos. Hay una amplia oferta de entradas italianas de primera calidad, y los postres también son muy recomendables.

Jangada

Dirección: Bonpland 1670 – Palermo

Este restaurante nos permite deleitarnos con los mejores pescados de río, como si estuviéramos a orillas del Paraná, pero al alcance de la mano en pleno Palermo Hollywood. La propuesta no es suntuosa y se aleja de las tendencias fashion de la zona y pone énfasis en la calidad del producto. Desde su nombre, Jangada (que significa “balsa de troncos) hasta la decoración, comunican su ligazón a la esencia del río. El pacú a las brasas, el surubí y el dorado son los platos más pedidos.

Cantinas de La Boca

Dirección: Necochea s/n – La Boca

La calle Necochea fue la zona de las más famosas cantinas italianas, muy concurrida por las grandes personalidades de la época: artistas, músicos, políticos, deportistas que allí amanecían en noches interminables de música y baile y donde se disfrutaban los platos más típicos de la cocina italiana. Hoy está muy venida a menos, y sólo quedan unas pocas como testigos de esa época de gloria, y aunque siguen sirviendo buena comida italiana, hoy resulta una calle muy peligrosa para transitarla a pie por lo cual se sugiere a los turistas que deseen conocerla tomar todas las precauciones de seguridad posibles.

Cantina de Calle Necochea
Cantina de Calle Necochea

Cantina de Calle Necochea
Cantina Il nonno Bachicha

El Obrero

Dirección: Agustín R. Caffarena 64 – La Boca

Este restaurante esta ubicado en el barrio de la Boca, y es un testimonio perfecto del fanatismo por el fútbol que reina en este barrio, así como de la sencillez de la gente del lugar, y la calidez que se brinda a los comensales.
Para empezar, los dueños, dos hermanos españoles, se pasean por el lugar vestidos de mozos y poniéndose a disposición del cliente. Las paredes están cubiertas de “tesoros” del deporte más popular.
En cuanto a la cocina, presenta una mezcla de la típica española, como el pulpo y otros mariscos, italiana, como pastas caseras deliciosas, y porteña, en que el asado se destaca sobre todo lo demás; también se puede disfrutar un locro.
Se ofrecen distintos tamaños de porciones, lo que invita a ir con chicos sabiendo que no se desperdiciará comida.
“El Obrero” ha sido escenario de varias películas, y recibe a grandes personajes, tanto nacionales como internacionales.
Está entre las pocas recomendaciones en La Boca, por lo que es necesario reservar o asistir con tiempo; de lo contrario se corre el riesgo de no conseguir mesa.

  border=
  border=

La Parolaccia

Dirección: Libertador 5836 – Palermo

Este restaurante abre al mediodía y a la noche, y permanece abierto hasta después de medianoche, para las típicas cenas tardías. Por un lado encontramos las sucursales que se especializan en pastas, y sirven platos elaborados de un menú muy variado. Por el otro, “La Parolaccia del Mare” ofrece los mejores platos de pescados y mariscos, sin descuidar las pastas, su fuerte por excelencia.
Las instalaciones están ambientadas para la mejor comodidad del comensal. Reina el buen gusto en la decoración y el inmaculado en el blanco de la mantelería y los trajes de los mozos. Estos están altamente entrenados para atender todas las exigencias de los clientes y responder prontamente las preguntas y satisfacer las solicitudes de opinión. Hay máquinas muy pintorescas que conservan los vinos, posibilitando así la venta por copa, con un menú extenso con una variedad nada desdeñable.
La presentación de los platos es impecable, y la calidad de la materia prima se hace notoria en cada bocado. En cuanto a las recomendaciones, las pastas de elaboración propia están primero, aunque también se puede optar por pastas secas italianas. Y para el postre, el tiramisú es altamente recomendable.
Se destaca la relación que guarda el precio con la calidad y la atención.

Barbacoa

Dirección: Pasaje Bollini 2133 – Recoleta

Un lugar chico, de ambiente cálido y familiar. La especialidad es la parrilla, por la calidad de las carnes y por la pericia del parrillero. La atención es buena y los precios lo mismo. La clientela típica es la gente del barrio, que son habitués.