Pelourinho

Dirección: Balcarce 605 – San Telmo

Una porción de Río de Janeiro en pleno San Telmo, como se la define. El edificio se conserva como los demás en el barrio; una fachada de estilo colonial que, una vez cruzada la puerta de entrada, sorprende por sus colores y su ambientación tan viva y representativa del país carioca.
No es el lugar ideal para quedarse quieto, ya que la música hace que el cuerpo se llegue a mover por sí mismo. Las caipirinhas bien heladas, especialidad de la casa, contribuyen a que esto sea así.
Abre a las 22 para una cena ligera que no impida el baile que se larga más adelante, a la 1 de la mañana. Los miércoles se brindan clases de lambada y se presentan bandas de música Bossa Nova.

Mais Um

Dirección: Juan B. Alberdi 2829 – Flores

Este reducto tiene una clara tendencia brasileña, y la música que predomina es la carioca. Cuenta con la presentación de nueve bailarines que se pasean predispuestos a enseñar a bailar lambada, axe y danza afro a la concurrencia.
Se recomienda el trago capeta, demoledor, con guaraná, cachaca, leche condensada y otros ingrediente inusuales.
Abre de jueves a sábados a la 1.

Maluco Beleza

Dirección: Sarmiento 1728 – San Nicolás

En este lugar de Congreso se encierra una parte de Brasil, que se revive noche a noche con una concurrencia que protagoniza el espectáculo con sus ganas de divertirse. En general, son mayores de 25.
Cuenta con un restaurante de comida internacional y también ofrece presentaciones de bandas durante la cena. A la medianoche se brindan show de baile, a cargo de profesionales que muestran la verdadera forma de bailar capoeira, lambada y demás estilos de danza del país verde amarelo. Para los que quieren cortar un poco el ritmo brazuca, en la planta alta suenan otras músicas. Se puede bailar o simplemente sentarse a charlar en la barra.
Abre los miércoles, viernes, sábados y domingos. El menú de los miércoles es feijoada, la comida típica del Brasil, entre otras cosas. De entre los tragos destacamos el daiquiri, las batidas brasileras, y el maracuyá.