Pippo

Dirección: Paraná 356 – San Nicolás

Pippo se suma a la nómina de lugares donde uno quiere respirar el aire porteño de siempre, donde los mozos atienden como en 1936, y las costumbres se mantienen intactas.
Es un símbolo de los vermicelli con tuco y pesto, cuyo sabor no cambia. Además, sirve parrilladas exquisitas, por lo que muchos turistas también lo eligen. Es muy popular entre los visitantes por el bife de chorizo de casi medio kilo. Y el postrecito es un clásico: flan o budín de pan con crema y dulce.
Los precios son razonables y las porciones abundantes.
Abre todos los días desde el almuerzo, de corrido, hasta después de la cena tardía.