Café Esquina Homero Manzi

Dirección: Av San Juan 3601 – Boedo

Durante el día este lugar funciona como un resto-bar ofreciendo desayuno y almuerzo a valores de menú ejecutivo. Es uno de los bares notables de la ciudad de Buenos Aires, en un ámbito típicamente tanguero, donde por las noches se transforma en una cena-tango-show de gran nivel internacional.
Lleva el nombre del gran poeta del tango, Homero Manzi, autor de tangos inmortales, ya que era la esquina donde “paraba” diariamente para encontrarse con sus amigos. En el lugar encontramos innumerables objetos que lo recuerdan: partituras, fotos, manuscritos y carteles fileteados con fragmentos de sus grandes obras, como “Malena” y “Sur” entre las más populares.

El Coleccionista

Dirección: Av. Rivadavia 4929 – Caballito

Ubicado frente a la feria del Parque Rivadavia, es el centro de reunión de distintos grupos de coleccionistas, donde los tangueros resultan el grupo que “nunca falta a la cita”. Todos los fines de semana se juntan aquí mientras hurgan entre las novedades y pergeñan búsquedas de piezas únicas. En los horarios del desayuno los sábados y los domingos a la mañana (que se extiende hasta el mediodía), y los mismos días por la tarde a la hora del té, hay que tener paciencia para encontrar un lugar. También es un punto de encuentro entre los vecinos de Caballito que suelen almorzar las minutas típicas hechas “como en casa”.

  border=

Café El Banderín

Dirección: Guardia Vieja 3601 – Almagro

Este es otro de esos bares históricos que atraen al público joven y a los turistas, sin duda por la particularidad de los 450 banderines que colman el pequeño local. Antes, el cliente era del barrio, y venía a tomar una copita a la mañana, un café después del almuerzo, y a jugar a las cartas a la noche, porque no había televisión.
En 1923 se inauguró en este lugar “El Asturiano Provisiones y Fiambrería”. En 1962, cuando abrió el primer supermercado en el barrio, se cerró el almacén, y siguió funcionando como bar.
Todos los elementos se conservan desde aquella época, salvo el mostrador de estaño, que también se cambió en el ‘62.
Se sirven picadas, sandwiches, café, vinos finos, cerveza y vermut, entre otras cosas.

Café Don Juan

Dirección: Camarones 2702 – Villa Santa Rita

Don Juan es un típico café de barrio, construido en 1920 en la esquina de Camarones y Condarco. Ocupa la planta baja de un edificio de dos pisos. Su estado ha sido muy bien mantenido desde las modificaciones que se le hicieron a principios de los ’40. Conserva un viejo mostrador de estaño, boisserie, sillas vienesas, ventanas de madera tipo guillotina, todos materiales nobles, los que sumados a la buena atención y calidez que ofrece hicieron que fuera elegido para filmar escenas de varias películas.
Entre los notorios asiduos visitantes de este bar puede nombrarse a Pedro Quartucci, Irma Roy junto a Osvaldo Pappaleo, Leonardo Simmons y hasta el propio Alfredo Alcón; fotografías en la pared lo testimonian. Hasta el propio Robert Duvall, aquel “consegliere” de “El Padrino”, fanático de nuestra música ciudadana, supo pasar por “Don Juan” a respirar su aire tanguero y lo eligió como escenario de su película “Assassination tango”.

Británico

Dirección: Brasil 399 – San Telmo

Nació en 1930 bajo otro nombre, pero luego fue el lugar de reunión elegido por los combatientes ingleses residentes en Buenos Aires. Por esta historia, fue bautizado Británico.
Está ubicado frente al Parque Lezama, y se trata de un lugar austero donde se destacan elementos de colección como la antigua vitrina que guarda viejas botellas de bebidas incunables como el Aperitivo Lucera, tan en boga en otros tiempos.
Cuentan que fue aquí donde el escritor Ernesto Sábato escribió gran cantidad de páginas de su libro “Sobre héroes y tumbas”
Tiene un público muy joven durante el día, estudiantes de cine en general (por la cercanía con una Universidad privada de Cine) y por la noche el lugar es elegido por los taxistas que se juntan a jugar a las cartas y al dominó.

Servicio de mesa del británico.
Servicio de mesa del británico.

Servicio de mesa del británico.
Despensa del británico

Servicio de mesa del británico.
Interior del bar

Servicio de mesa del británico.
Interior del bar, antes de abrir.

Servicio de mesa del británico.
Ventanal del bar

Bar Seddon

Dirección: Defensa 695 – San Telmo

Este bar sólo tiene veinte años de historia, constituyendo así uno de los mas jóvenes entre los notables. Comenzó a funcionar en la calle 25 de Mayo casi esquina Córdoba.
Merece el honor de ser notable debido a que da la sensación de que el tiempo se ha detenido en él, por su ambientación clásica, con muebles antiguos, arañas, vitrinas de anticuario, un reloj de ferrocarril, y esculturas francesas e italianas.
Son clásicos la cerveza con maní, el whiscola, el cuba libre y el tequila. También se puede optar por una cena a la luz de las velas.
Algunos días se dictan clases de tango, y los fines de semana se puede escuchar excelente jazz y blues en vivo.

  border=
  border=

Bar Plaza Dorrego

Dirección: Defensa 1096 / 98 – San Telmo

Un lugar con mucha historia, elegido por los jóvenes durante la dictadura militar como centro de reunión para compartir el sueño colectivo de la libertad.
En otra época anterior, dicen que fue aquí donde se reunieron los grandes escritories Ernesto Sábato y Jorge Luis Borges.
Durante la feria, los domingos r está repleto y hay que estar disupuesto a esperar si se pretende conseguir un lugar.. En el centro del local, se destaca una vieja caja registradora en un mostrador que abre la posibilidad de pararse en la barra y consumir una cerveza. Se caracteriza por su piso cubiero de las cáscaras de esos maníes que siempre están a mano para acompañar los tragos.

  border=
  border=
  border=
  border=

Bar Oviedo

Dirección: Av Lisandro de la Torre 2407 – Mataderos

A pocos pasos del mercado de hacienda de Mataderos y de la Feria de Tradiciones y Artesanías Populares Argentinas, este bar histórico abre sus puertas toda la semana, pero el día de más concurrencia es el domingo, cuando se acercan los visitantes de la feria. El resto de los días lo pueblan parroquianos del lugar, muchos de ellos con las típicas alpargatas corraleras de uso en los mataderos. En el frente del local, pintado de azul y amarillo, se lee la fecha de su construcción: 1900. En la vereda conserva parte de un palenque y en el interior se mezclan las mesas de madera y metal junto con un billar. La especialidad: sandwiches en general, empanadas caseras y algo de parrilla como para un almuerzo rápido.

Bar El Federal

Dirección: Carlos Calvo 395 / 399 – San Telmo

Ubicado en una tradicional esquina de San Telmo, este bar que abrió sus puertas en 1864 es digno de estar entre los “Bares Notables” ya que, como si se tratara de un túnel del tiempo, al visitarlo uno se siente automáticamente en aquella época.
Lo que más impacta al entrar es la barra, coronada por un arco de madera con detalles de vitraux y un reloj inactivo en el medio. Conserva las baldosas originales en sus pisos, y está adornado con elementos que recalcan, como pocos, el verdadero espíritu porteño: los filetes, las viejas mesas, la estantería de madera con su colección de botellas, la caja registradora de antaño, y muchos otros signos que nos transportan al pasado.
No sólo el lugar es tradicional; el menú concuerda con la modalidad perfectamente: un Fernet, un Gancia o una cerveza artesanal; un sándwich, un lomito o una picada, esas cosas bien “de acá”, se pueden disfrutar a precios razonables mientras se descansa o se hojea un libro de la pequeña biblioteca. También se puede comer una comida más completo, algo de pasta, parrilla o minutas.
Es un lugar tranquilo, para dejar pasar el tiempo, para sustraerse de la actividad febril que abruma apenas se traspasa la puerta de entrada. También se puede disfrutar, los fines de semana, al mediodía, de algunos cantores de tango que hacen su show entre las mesas y que invitan al que lo desee, a ensayar algunos pasos.
Los viernes y sábados por la noche se disfraza de pub bailable y se colma de jóvenes que recuperan de este modo un lugar que forma parte de la historia de la ciudad.
Es necesario reservar.

  border=
  border=

Bar El Estaño 1880

Dirección: Aristóbulo del Valle 1100 – La Boca

Abrió sus puertas en 1939, y recibió el nombre actual en 1976, cuando el hijo de la pareja española fundadora tomó las riendas del lugar. El nombre fue elegido por la antigüedad de la edificación por un lado, y por el estaño de 3,5m, que se presume único en semejantes dimensiones en Buenos Aires. La ambientación es muy original, con las paredes cubiertas de madera trabajada, en las que se destacan un mural gigante, y una estantería en la parte donde funcionó el almacén. Hay también objetos antiguos como las heladeras o una fiambrera alemana, que se intentan preservar de la mejor manera mediante la restauración. Por estas características, se han filmado aquí escenas de muchas películas.
El bar organiza el “mate cocido literario” para que los chicos de las escuelas del barrio aprendan la verdadera historia, y no se dejen vencer por la invasión visual del consumismo de hoy.
Esta misión lo convierte en refugio de los artistas y bohemios de la Boca y otros barrios donde no se encuentran lugares de este tipo.